Los Especialistas Marinos (género Chaetodon)

Es conocido por muchos aficionados el hecho de que los acuarios de agua dulce son más fáciles de mantener que los de agua salada, básicamente por todos los parámetros a tener en cuenta en el agua pero fundamentalmente por la existencia de un gran número de especies que hoy en día siguen sin tener demasiado futuro en acuarios convencionales. Un punto muy importante a tener en cuenta es la especialización alimentaria de estas especies que llamamos especialistas.

Si nos centramos en el hábitat original de todas estas especies, nos encontramos con el arrecife de coral, un hábitat sorprendente por su alto nivel de complejidad, dónde las especies han podido evolucionar a lo largo de los años conjuntamente, encontrándonos con especies que dependen de otras totalmente para sobrevivir.

Ejemplos son los peces mariposa del género Chaetodon, que se alimentan a base de pólipos de coral o los grandes Pomacántidos que basan gran parte de su dieta en esponjas marinas.

Chaetodon auriga

A lo largo de los años se han desarrollado alimentos de gran calidad, que solventan en cierto modo esta problemática en ciertas especies, como por ejemplo preparados a base de esponjas marinas para peces ángel de la marca Ocean Nutrition. Aún así, siguen existiendo un gran número de especies que en nuestros acuarios normalmente están condenadas a morir como la gran mayoría de peces mariposa.

Los peces mariposa (familia Chaetodontidae) se encuentran desde hace muchos años en el mercado, sobretodo los géneros Chelmon, Forcipiger, Heniochus, Hemitaurichthys y Chaetodon. Siendo este último el más ampliamente comercializado y a su vez el que tiene la alimentación más específica de todos ellos.

Se ha conseguido mantener durante largos periodos de tiempo a estas especies en grandes acuarios con abundante comida, y por comida entendemos, pólipos de coral duro. Pero siendo realistas, normalmente no nos encontramos en éste caso.

Está claro que un especialista, tiene su estructura bucal preparada para comer su alimento, un alimento que le proporciona una serie de elementos que otros no le proporcionan, por lo tanto, sin él, a la larga va a morir por carencias alimentarias ya que por muchos alimentos preparados que coma, estos no suplen su alimento principal.

Así como los Chaetodones son un claro ejemplo, también lo son otras especies, no necesariamente de peces, sino invertebrados como Nudibranquios, las gambas Hymenocera (especialistas en estrellas de mar) o muchas estrellas de mar que se alimentan de concretas esponjas marinas.

Chaetodon ephippium

No por eso dejaremos de tener peces mariposa y peces ángel en nuetros acuarios, pues hay ciertas especies más generalistas que no basan su dieta en algo en concreto, como por ejemplo los géneros Hemitaurichthys y Heniochus de peces mariposa o los géneros Centropyge y Genicanthus de peces ángel que són básicamente planctívoros y alguívoros.

Finalmente, como reflexión a nivel de aficionado acuariófilo, nos tenemos que plantear antes de adquirir una especie si podremos ofrecerle todo lo necesario para que pueda tener una vida duradera, y en caso de que así no fuera, y pecando de extremista y a su vez realista, tal vez sería mejor dejar a ciertas especies vivir en su hábitat, sin olvidar que quizás algún día existe algún alimento preparado que nos permita disfrutar de estas bellezas en nuestros salones.

Albert Querol

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *